Richard Hamilton el inmenso discipulo de Marcel Duchamp, retrospectiva del Reina Sofia, Madrid 2014












En 2003 Richard Hamilton (Londres, Reino Unido, 1922) escribió una pequeña autobiografía:

Gozó de unos largos estudios académicos que fueron interrumpidos por la guerra, durante la cual se convirtió en dibujante técnico. Enseñó en colegios de arte durante catorce años mientras se reeducava en la técnica de la pintura. Su devoción por el trabajo y el espíritu de Marcel Duchamp le llevó a recapitular, entre 1957 y 1966, las obras de Duchamp Le Boîte Vert y Le Grand Verre – La Mariée mise a nu par ses célibataires, même. Consiguió cierto éxito como artista profesional después de su exposición en la Tate Gallery de Londres en 1970.

Tomás Llorens en su contundente artículo Warhol, Danto y la muerte del arte, recordaba:

La historiografía del arte del siglo XX señala mayoritariamente que el movimiento Neo-Dada norteamericano de los años 1950 —un movimiento inspirado por los precedentes dadaístas de Schwitters y Duchamp y protagonizado por artistas como Robert Rauschemberg y Jasper Johns— fue la matriz inmediata de la que derivó el pop art.



Richard Hamilton a quien el Reina Sofía ha dedicado una retrospectiva, es conocido por ser el iniciador del pop art, en Inglaterra, en lo que refiere a su obra, Just what is it that makes today’s homes so different, so appealing? (1956) [¿Qué es lo que hace a los hogares de hoy en día tan diferentes, tan atractivos?]. Cuya reproducción se incluyó en el catálogo de la exposición colectiva This is Tomorrow [Esto es el mañana], que se presentó en la Whitechapel Gallery de Londres entre agosto y septiembre de ese año. El collage fue también utilizado para la elaboración de un cartel en blanco y negro que anunciaba la exposición. Además de las imágenes del collage, que permiten apreciar el carácter homogéneo, repetitivo, de ese mundo configurado en serie, es altamente significativo su título, directamente extraído del lenguaje publicitario.

El propio Hamilton, no se sentía tan protagonista del pop art al que definió como:


un arte popular, transitorio, fungible, de bajo coste, producido en serie, joven, ingenioso, atractivo, efectista, glamuroso y de las grandes empresas.

La influencia que sí cultivó fue la de Marcel Duchamp.
En 1952, se convierte en profesor y da clases de tipografía y diseño industrial en la Escuela Central de Arte y Diseño de Londres, y funda el Independent Group en el Instituto de Arte Contemporáneo de Londres (ICA), grupo que pretendía no sólo el debate artístico, sino también reflexionar sobre las imágenes de la cultura popular y fomentar obras que no tuvieran nada que ver con el expresionismo abstracto americano ni con las típicas vanguardias europeas. Ese mismo año conoce una obra de Marcel Duchamp, con quien acabaría teniendo una intensa relación de colaboración y amistad, y a quien siempre consideró su maestro.
Signo de Richard Hamilton. Catálogo que el Macba editó en 2006
con motivo de la presentación de la exposición Galería Cadaqués, Colección Bombelli

El documental de Pascal Goblot, Richard Hamilton in the reflection of Marcel Duchamp, contribuye a conocer mejor cuál fue la estrecha relación que mantuvieron ambos creadores. Fascinado por la obra de Duchamp, Hamilton pasó años traduciendo al inglés las notas de la Caja Verde, que contiene las instrucciones para el Gran Vidrio, obra de la que hizo una réplica que firmó junto a su creador.

Typo Topography of Marcel Duchamp’s Large Glass 
La relación de Richard Hamilton con Marcel Duchamp se consolida en Cadaqués. En 1957, Richard Hamilton y Marcel Duchamp se dedicaron a trabajar juntos en la Green Box, Hamilton se convirtió en el discípulo de Duchamp.
La Green Box se publicó en 1962, y a partir de entonces también Hamilton empezó a ir cada año a pasar sus vacaciones veraniegas con los Duchamp en el pueblo de la Costa Brava, con la intención de ayudar a Marcel en proyectos diversos, pero también para disfrutar del ambiente local.

Tanto para Duchamp como para Hamilton, Cadaqués era un lugar agradable y tranquilo, donde podían relajarse y, a la vez, trabajar en cosas distintas a las que hacían el resto del año, que ambos pasaban inmersos en la escena artística de París, Nueva York o Londres. En Cadaqués, los dos artistas se dedicaban a escribir y a concebir obras de un carácter distinto, quizás más lúdicas y menos solemnes que las grandes obras de arte que exponían en las mejores galerías y museos de todo el mundo.

Como en Duchamp, en Richard Hamilton el cuestionamiento interior de la aparente familiaridad de las imágenes sea uno de sus motivos centrales.
Hamilton mantuvo un diálogo continuo con las oscilaciones de la imagen en el mundo moderno. Y también con las grandes figuras artísticas del pasado y de su propio tiempo.

Richard Hamilton's poster for his recreation of Marcel Duchamp's 'Large Glass' 

Cada periodo de la vida de Hamilton parece tener una base conceptual muy fuerte. Tenía gran facilidad para trabajar diferentes disciplinas de forma maravillosa. Duchamp es fundamental para él. No conozco a ningún otro como Hamilton que decida dejar de lado lo que hace y dedique un período de su vida a otro artista. En él empieza el concepto de 'pop art'. Comprendió y escribió lo que significaba este movimiento, pero no solo es el hombre que nombra por primera vez el 'pop art', sino que es el primer artista posmoderno". Estuvo en estos dos mundo y se convirtió en un magnífico puente entre el amor por el arte moderno y el sentido de que todas las cosas son iguales y que no existen jerarquías entre pintura, grabado, fotografía. Este es el gran legado de un artista que fue también precursor del apropiacionismo, la instalación y otras tendencias cultivadas posteriormente Paul Schimmel

En la exposición del Reina Sofía hemos podido ver la que sería su última obra, un tríptico en gran formato con impresiones digitales elaborado a partir de un encargo para ilustrar La obra maestra desconocida (1831), de Honoré de Balzac, que en su momento también fue ilustrada por Picasso. Si en el relato de Balzac los protagonistas son Poussin, Porbus y Frenhofer, además de la bella novia de Poussin que desempeña un papel tan importante en el mismo, en el tríptico de Hamilton aparecen Poussin, Courbet y Tiziano, y en un primer plano el cuerpo tendido y desnudo de una hermosa joven con los ojos cerrados. Sobre esta obra final, Richard Hamilton diría Este es miÉtant Donnés, haciendo explícito su homenaje a Duchamp y la identificación de este tríptico final Sin título (2011) con la última obra del artista francés.

Sin título, 2011
A través de una selección de más de 250 obras realizadas entre 1949 y 2011 se ha desplegado todo Richard Hamilton.
Impresionante la intensidad y variedad de su horizonte como artista.