El hombre del maletín por Anne Fatosme

 


El hombre del maletín.

 

roc fotoIlustracion


Cruzando la vía del tren por donde  crujen las pisadas,  la primavera y la soledad comparten traviesa.  En el aire se entretejen esencias. El hombre de la camisa blanca  agarrado al maletín piensa…
Nadie me robará el mes de mayo
lo tengo encerrado en un lugar secreto.
El campo húmedo huele a incienso,
las margaritas nervadas de vida
cubren la  vía, muda y lejana.
Un adolescente usado y triste, cansado de tanto patear una existencia lisa, escapó por ella hasta perder el aliento, dejando el pasado empantanado en una charca.
El hombre de maletín lleva gravados  en los huecos de sus manos poemas sin escribir. Los colores hablan, los olores tiemblan. Con rostro luminoso se concentra en inspirar jardines  escondidos. Se agacha. Cifras y balances se tambalean tirados encima de la cuneta, el negro vacila. La luz se cuela entre los mechones blancos de un diente de león. Con aliento suave, el hombre sopla sobre la delicada inflorescencia y sueña…

-“¿Con quien sueña? ¿Lo sabes?
-Nadie lo sabe.
-Sueña contigo. Y si dejara de soñar, ¿Qué sería de ti?
-No lo sé
-Desaparecerías. Eres una figura de sus sueños.
Si se despertara ese Rey te apagarías como una vela.”
Lewis Carroll.


PS: la cita de Lewis Carroll acompañaba la foto. En cuanto al texto es de una servidora, inspirado en la canción “El hombre del traje gris” de mi admirado Joaquín Sabina.